Marruecos: Marrakech, Le Comptoir

· Sábado, 21 de noviembre ’09, MARRAKECH, “Le Comptoir”.

Antes de llegar a Marrackech recibí una adevertencia de un amigo de origen Sirio tomando un té a la menta en Casablanca, “Marrackech es las Vegas de Marruecos, allí de repente todo cambia”… No lo tomé demasiado en cuenta.

Hoy era la primera noche que salía a cenar y tomar una copa en la ciudad, nos dirigimos a uno de los locales que me habían recomendado. “Le Comptoir”.

Nada más cruzar el umbral de la entrada una sensación de arabesca opulencia se apodera de los sentidos, tras  llegar desde una semiiluminada avenida con palmeras y poco más, el acceso al local te muestra lo que vas a encontrar más adentro: largas cortinas de terciopelo blancas y moradas, enormes candiles de hierro fundido iluminados desde dentro con grandes cirios. Candelabros de plata y vajillas relucientes, rodean a un ejército de “hostest” que esperan a la llegada de los clientes ataviadas con tradicionales vestidos de servidumbre diferentes a los que habíamos visto hasta ahora siempre más lujosos lo q nos resultó muy original dotando al local de un aspecto aún más auténtico. En caso de no tener reserva te llevan hasta la barra del bar dónde tomar la cerveza más simple cuesta unos 7 euros a la espera de una mesa libre. Cuando subimos a la planta superior, el ambiente era único…

La oscuridad se apoderaba del lujoso espacio, mesas redondas con velas y grandes pipas de agua en el centro que se iban pasando los comensales, bellas chicas de rasgos árabes lucían vestidos de noche, algunas esperaban una buena ocasión, otras rodeaban  a tipos con apariencia de haber salido de una película de tarantino, en su mayoría tambien árabes y con falta de espacio en la billetera para meter la cédula de identidad.

Delante mía, de espaldas, un Marroquí vestía una camisa de brillante seda blanca, su brazo izquierdo apoyado sobre el asiento de al lado mostraba un reloj de oro de unos 500 gramos, y dos o tres anillos similares en tamaño y material. Dos botellas sobre la mesa de Jhonny Walker y una pipa que le iban cuidando cada poco con una atención exquisita…. mientras le observaba todo de repente cambió, entonces comprendí a mi amigo Sirio…

Las luces bajaron y la música de las mil y una noches sonaba con bases rítmicas potentes.  Con una canción titulada “De Granada a Casablanca…” y desde la oscuridad aparecieron cuatro mujeres, dos mantenían en equilibrio en sus cabezas bandejas con candelabros repletos de velas, las otras dos chicas, apenas cubiertas con un velo en la cintura lleno de cascabeles y monedas, bailaban la danza del vientre de la manera más increible que he visto nunca.

El rostro de los presentes lo decía todo, hombres y mujeres miraban fascinados como los dos cuerpos dorados se retorcían con un ritmo encantador, como si de serpientes se trataran, y la cinturas vibraban a un ritmo vigoroso, único, haciendo sonar las alhajas e hipnotizando a todos.

De repente una de ellas se subió en una silla, junto al tío de la camisa blanca y comenzó a hacerle sonar los cascabeles deslizando sus caderas a la altura de su cara, moviéndose, sensual, la cintura, el vientre, el pecho… no dábamos crédito a la forma de bailar, el tío metió tres billetes azules de 200 dirhams (unos  60 euros) en el velo de la chica, despues apareció otra, y luego otra, todas le danzaban, con diferentes y espectaculares movimientos, con las caderas vibrando y dibujando con sus cuerpos figuras imposibles y muy sensuales….

Esto continuó durante al menos una hora y el ambiente iba tomando forma, entraban más chicas locales que comenzaban a conversar con el público europeo y americano y la danza del vientre parecía contagiar a todos de un ánimo especial, olvidando las restricciones sociales que oscurecen este bello país.

Despues de este momento mágico nos marchamos, el ambiente continuó tan tentador como hasta el momento y dejamos ese otro mundo atrás, con la promesa de volver a ser embrujados por las enigmáticas bailarinas de “Le comptoir”.

Anuncios

~ por tequila13 en noviembre 8, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: