Hablar por hablar

En los últimos años he tenido la suerte de poder vivir en diferentes países del mundo por largos periodos de tiempo. A pie de calle, mezclado con las gentes del lugar, ricos y pobres, gente normal, ancianos y niños, mujeres y hombres por igual de distintas capas y estratos sociales, funcionarios malhumorados y camareros de barrio, guardas de seguridad con cara de malas pulgas y ejecutivos de cuentas bancarias engominados de frente a nuca, porteros de bloques de viviendas de ricos que apenas sabían leer pero con una educación exquisita y vendedores de tacos y enchiladas gordos, grandes y grasientos acompañados de perlitas durango en bizarrescos pueblos perdidos de centroamérica. Policías de fronteras repletas de camiones tipo “el demonio sobre ruedas” más dispuestos a recibir que a dar, niños pidiendo descalzos, madres pidiendo con niños en brazos, tenderos de fruta fresca que hacían las delicias de mi paladar y estómago en las calurosas calles de cualquier ciudad de México, al medio día. al atardecer… cuantos más cito más olvido, quede mi recuerdo y agradecimiento a cada una de estos personajes que espero vivan para siempre en algún lugar, y cómo no, taxistas, cientos de taxistas contandome historias tan increibles o tan ciertas, más de las primeras y muchas más que no escuchaba mientras observaba pasar la vida por los cristales de aquellos vidrios como un documental, alguno de tantos taxistas se convirtió en amigo inseparable…

El trato con toda esta gente, con sus pieles color aceituna y café , el contacto con la fuente de riqueza más maravillosa del universo, el ser humano… nuestras conversaciones públicas e intimas, regateos, engaños, sonrisas y discusiones, la amabilidad y acogida sin condiciones de los latinos y la mirada desconfiada del africano.  Toda esta gente . me ha generado siempre un sentimiento de responsabilidad con su memoria y un momento de reflexión antes de dar una opinión sobre sus costumbres, trato, forma de vida y condición social… en definitiva antes de opinar fríamente sobre algo que puedo desconocer y que debería tener todo mi respeto, tanto como enriquecieron mi espíritu.

 Y porqué suelto todo este rollo metafísico…. pues porque quiero invitar a reflexionar sobre la facilidad que tenemos de calificar lo que vemos sin conocerlo, y de la responsabilidad que tienen nuestras palabras cuando las llevamos por el mundo como embajadores de lo que hemos visto y los demás no, y el crimen que ejecutamos cuando lo enseñamos y mostramos errando el punto de mira y transmitiendo informaciones que maltratan la realidad, gratuitas y vanales y que en algunos casos pueden entorpecen pensamientos y actuaciones solidarias.

Para concretar y así me mojo diré que vengo escuchando recientemente numerosos comentarios sobre la mujer de Marruecos en el sentido de su europeización, como si todas fueran unas locas desenfadadas que van enseñando muslo y cacha  y se desmadran a la mínima que llega el fin de semana. Lo malo no es comentar lo que uno ve, lo grave es no meditar antes de hablar y ubicar la realidad en su justa medida. Muchas veces me pregunto cuándo comienzo a conocer un país, la metamorfosis, el momento cuando me siento uno más y comienzo a entender lo que sucede a mi alrededor es un proceso de varios meses, y de repente me encuentro como un tapón en el cuello de la botella, en un lugar que podría ser perfectamente el mío. 

El Islam es una religión que domina el país donde se instala, y las mujeres están sometidas a esta religión como peones tristemente destinadas y sometidas a la voluntad del hombre, esto está establecido así y le dedicaré un capítulo especial en prime time. Las opiniones que se vierten sobre su libertad son un lastre que no ayuda para nada a dar un cambio a esta situación, y cuando vemos un grupo de jóvenes vestidas en vaqueros deberíamos tomar nota de los miles de mujeres que caminan a nuestro alrededor tapadas hasta las orejas o con un simple pañuelo y una túnica, y pensar porqué lo llevan,,, e imaginar porqué no se lo quitan, y pensar lo jodida y perra que debe ser una vida sometida a la voluntad del otro, siempre, lo que te digan eso harás y cómo te maltratarán si no lo haces, te insultarán y golpearán, física o moralmente y dormirás sola, sin consuelo hasta que decidan que ya eres digna de regresar… así lo dice el Islam,esto es lo que sucede en la intimidad, todo irá bien mientras te sometas, pero ahí de tí si vas contra la máxima ley. Esta es la libertad que imaginan los turistas que regalan bolígrafos a los niños de Marrakech y Essaouira y se permiten valorar en dos días la libertad de la persona, por no hablar de los niños de papá montados en sus jamelgos de Ralph Laurent (creo q se escribe así) que vienen a cooperar, copular  y despues de arreglar el mundo palabreando mientras dura el botellón nunca más vuelven.

Dejo la reflexión en el aire, abierto el debate que continuaré con más datos y mal humor, el que me provocan las opiniones gratuitas y la falta de meditación de las cosas, sobre todo de las importantes que tienen que ver con la Libertad, el Bienestar y el Respeto al Ser Humano……. Salam!

Anuncios

~ por tequila13 en enero 17, 2010.

2 comentarios to “Hablar por hablar”

  1. Es cierto como puede juzgar alguien una cultura sin conocerla?, sin haber vivido en ese lugar y empaparse del día a día de sus costumbres para poder entender el porque del comportamiento de las personas en esas ciudades y te puedas quedar con la fotografia real de su vida. Lo mejor de todo es quedarte con la historia verdadera y poder contarla tal cual es.

    • Es cierto Isabel, eso es lo ideal. Pero tendríamos que desnaturalizar a las personas de su egocentrismo, y ofrecerles la posibilidad de observar sin prejuzgar y despues contar sin protagonizar. Quizá algún día… mientras tanto abrazamos la esperanza de que muchas personas vean las cosas como tú las ves. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: