2 metros detrás de mi

Leí en algún lugar un comentario que me resultó muy divertido: Dios puede perder su poder a voluntad? Si lo hace ya no será Omnipotente, si no puede entonces no es Todopoderoso.
Hace unos días, tenía una entretenida charla con un compañero de trabajo, en Marruecos, había finalizado el Ramadán y nos batíamos la última copa de vino a ver quién tenía razón y lograba convencer a su adversario de su tesis, cosa bastante improbable debido al consumo de los tragos restantes hasta llenar la botella de Medaillon y que ya habían consumado su espirituoso efecto imponiendo la testarudez (buen vino Marroquí el Medaillon, tinto y con cuerpo como un sano rioja joven, además muy asequible).
Las dos posturas de la reyerta coloquial eran las siguientes, una sostenía que el motivo de que las religiones tuvieran un gran arraigo en determinados países es la poderosa influencia de sus gobiernos radicales, la otra, que dicho motivo era la falta de cultura y desarrollo de sus sociedades y por lo tanto menor capacidad de síntesis y análisis del fenómeno “Dios”.
En cualquier caso, la conversación se inició por lo absolutamente absorvente que nos resultó la influencia de la religión en la sociedad Marroquí, y esto por el hecho de que acababa de terminar el insufrible sacrificio del Ramadán y una muy numerosa parte de la población estaba peregrinando de inmediato a La Meca en el periodo denominado como OMRA, incansables y fervorosos, insaciables de su señor, de nuevo a su encuentro…
Aquella misma tarde, nos habíamos quedado de piedra por la impresionante afluencia de peregrinos musulmanes en el aeropuerto internacional Mohamed V de Casablanca, ataviados con sus ropajes blancos de pies a cuello, ellos ligeros de ropa, ellas hasta la cabeza, incluida, con el típico pañuelo blanco cubriendo el cabello, y en numerosas ocasiones tambien la cara, mujeres ya muy mayores, de las que apenas se veían un par de lentes en la rejilla de la minúscula ventana de la incomprensible intolerancia religiosa.
Llegaban por centenas agolpándose junto a las cintas que distribuyen las maletas y trifulcando por los carros para transportarlas, y entre todo este jaleo de fantasmales figuras alba de tez ambarina aparecían de nuevo, salpicadas como se salpican las minorías radicales entre la sociedad conformista,  las sombras negras, desdichadas, menospreciadas y humilladas en público a ser anónimas para la satisfacción de su amo por un lado y su dios por el otro. Es siempre tan impactante esta imagen, siempre, que al final solo me surgía la pregunta de quién puede amar a alguien y someterle al castigo de ser un fantasma social, toda una vida sin el sol y la brisa, la amistad, las miradas, los gestos de complicidad, de aprobación, de comprensión, las muecas de sinceridad o ironía, de amabilidad o de generosidad y el derecho a perderse entre la gente no importa de que lugar del mundo sin ser observada, y en definitiva la vida más allá de la cautividad de su aislamiento social.
La afimación que hacía al inicio tiene un motivo, una pregunta, ¿cuál es la fuerza que hace que los hombres se entreguen a este fervor salvaje en contra de la lógica, la ciencia y la razón?, y voy más allá, ¿qué fuerza es tal, que puede hacernos ser crueles con nuestros seres queridos sin motivo justificado y aparente ?. Dios está por encima de la ciencia pues no lo explica, tambien de la razón pues la contradice-. Somos seres totalmente irracionales, cuadrúpedos o bípedos pero no más allá de los simios, por muy inteligentes que queramos parecer, y más aún somos fácilmente manejables por cualquiera que se lo proponga, pues no necesitamos pensar para creer.

Yo, cada día que pasa, me siento más polvo, tierra, agua y aire, y en polvo me convertiré seguro, pero mientras tanto, no me queda más que dejar mi opinión, aunque sea en este pequeño espacio para el desahogo, de la tristeza y desasosiego que me provoca la crueldad del ser humano.

Anuncios

~ por tequila13 en diciembre 4, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: